• Situación en el sureste asiático

    Hace un par de días estábamos hablando con unos socios en Francia sobre la posibilidad de hacer un m&a con un negocio aún mediano en China, que se encuentra en este momento en expansión considerable. El comprarlo o fusionarlo me parece que sería como tomar un tren a temprana ruta en camino al sol.

    No obstante, nuestro colega en Francia nos dijo que aunque estaba de acuerdo con la operación en general, China está pasando un periodo de alta tensión, donde en cualquier momento es posible que se cierren las fronteras, acorazando al dragón rojo, algo que sería un desastre comercialmente hablando al asociarse con cualquier negocio chino.

    Esto es debido a un fenómeno muy extraño que se ha estado desenvolviendo en los pasados años, un fenómeno que puede causar muchos problemas al mundo entero y desestabilizar el orden económico existente.

    Existen varios archipiélagos cercanos a varios países en el sureste asiático que desde hace unos años despertó repentinamente el interés de 7 naciones, como Japón,  Malasia, China, Vietnam, Filipinas, Taiwán y Brunei.

    Todas estas naciones han estado peticionando ante distintos consejos en las Naciones Unidas para que todas o partes de éstas puedan pertenecer a ellas, no obstante, esto puede ser un problema muy difícil de remediar.

    china-defense

    Uno no necesita ser un genio para ver cuáles de estos países tendrá la última palabra, ya que como todos sabemos, la voz de las hormigas no se escucha cuando los elefantes pasan y los ratones juegan solo cuando el gato está de fiesta.

    Por esta razón, China paulatinamente ha tenido avances en la materia y poco a poco ha estado construyendo islas artificiales hechas de arena, donde han estado construyendo bases militares y sobre todo pistas de aterrizaje para aviones de ataque. Esto por supuesto significa que todas las demás naciones de la región, incluyendo  toda Oceanía, estarían en riesgo.

    El mundo de la posguerra con la creación de las Naciones Unidas está diseñado para que exista un equilibrio coherente entre los fuertes y los débiles y donde el interés de uno sea el interés de muchos, de este modo aislando completamente a cualquier

    “País Problema”, siendo esto a veces mucho peor que un encontronazo bélico.

    La teoría de esta unión de naciones suena muy bien; sin embargo, a la hora en que el fuego se enciende, ésta no tiene la capacidad de apagarlo.

    Esto es algo que hemos visto a lo largo de la historia, cuando organizaciones de este tipo no pudieron impedir el caos de ninguna manera efectiva.

    Lo vimos con la Liga de Naciones después de la Primera Guerra Mundial, que no pudo detener el segundo gran conflicto. Lo hemos visto un sin número de veces con las Naciones Unidas, al no poder evitar la guerra en Iraq y la intervención rusa en Ucrania.

    Por este motivo, las fuerzas navales norteamericanas se encuentran ahora patrullando aquellos mares asiáticos, para poder contrarrestar cualquier acción del dragón rojo.

  • Veteranos

    Recientemente fuimos a dejar un colchón individual a un hospital que se encarga de rehabilitar a personas que sufren de trastorno de estrés pos-traumático, una condición que muchos lugares de rehabilitación no abordan adecuadamente, aunque la cantidad de estos pacientes aumenta a diario, debido a la creciente cantidad de conflictos armados.

    Al dejar nuestro pedido me senté a platicar con un doctor, que me platicó mucho de aquellas personas que regresan de los campos de batalla en el medio oriente y en todo el mundo y me hizo entender que la mayoría de los hombres y mujeres quienes regresan de zonas de combate requieren ayuda psiquiátrica y no psicológica, ya que la ayuda psiquiátrica puede recetar medicamentos que ayudan en gran medida a disolver los efectos del trauma de batalla.

    Me hizo saber también que si  bien casi todos los que regresan de pelear necesitan ayuda, todos los que llegan heridos o desmembrados necesitan atención psiquiátrica sin excepción alguna, ya que existen pocas cosas más traumáticas que perder las piernas u otro miembro y nada más traumático que regresar quemado o quemada, algo que sucede con mucha frecuencia.

    heroes-de-las-islas-malvinas

    Muchas veces sucede que regresan los combatientes quemados y sin miembros, lo que verdaderamente les arruina la vida y muchos prefieren morir que vivir de aquella manera tan traumática, este tipo de veteranos necesitan ayuda intensiva toda su vida y a todas horas.

    Aquellos que regresan en una pieza y con la misma figura con la que se fueron

    (muchas veces mejor) tienden a tener ciertos patrones de comportamiento que un esposo o esposa de aquella persona tiene que aprender a manejar psicológicamente y muchas veces a acostumbrarse a ciertas cosas que al principio podrían parecer sumamente extrañas.

    Un signo de estrés pos-traumático que comparten muchos de los combatientes que regresan con bien es el nunca poder estar completamente en silencio, aunque sea en la noche, ya que para ellos el silencio les regresa a los peores momentos de sus campañas, donde solo se estaba en completo silencio antes de una operación de mucho peligro, en la que se podía perder la vida o un miembro, tras pisar un lugar que no debería.

    Por esta razón, muchos veteranos preferirán dormir con algo que haga un ligero sonido, como por ejemplo un ventilador o simplemente el aire acondicionado, esto es debido a que aquel ligero sonido le dice a su inconsciente que no se encuentran en una zona de peligro y que es posible descansar.

    Es muy importante que la persona que viva con un veterano entienda que muchas veces su pareja no sabrá el porqué de querer tener el ventilador prendido a esas horas, aunque sean meses de invierno.

    Es posible también que tengan episodios de agresividad, especialmente con detonadores como ruidos fuertes esporádicos, tales como un azotón de puerta o una sirena de ambulancia, policía o bomberos.

    Lo mejor que puede hacer la pareja de un veterano es hablar con un experto y estar listo o lista para estos momentos, que pueden ser fáciles si se cuenta con ayuda.

  • El secreto de la vida

    Las vacaciones son el sueño de la mayoría de los seres humanos, ya que este pequeño o mediano periodo de tiempo, en teoría, es uno que nos  permite bajar la guardia y concentrarnos en aquello que nos da placer, diversión o simplemente la paz que muchos hombres buscamos, aunque sea solo con el pensamiento, a lo largo y ancho del universo.

    Hace dos meses fuimos a celebrar el año nuevo a uno de los hoteles en Zihuatanejo que se encuentran justo en la playa, por lo que solo hay que dar un paso para dejar el mundo de la civilización humana y entrar a la antesala del reino del mar.

    Al estar en un lugar de estos es prácticamente imposible, al menos en teoría, de tener ninguna migaja de neutralidad o tristeza en nuestro interior, ya que la única preocupación en esos lugares es la de no tener ninguna preocupación.

    Sin embargo, no todas las guaridas nos protegen de la lluvia y no todas las ventanas mantienen lejos al viento, especialmente si no están bien cerradas, de la misma manera que nuestras vidas jamás estarán libres de las preocupaciones si el tener preocupaciones es una preocupación.

    Un día de la vacación, al estar tomando es sol, conocí  a un hombre quien viajaba con su familia, una familia que parecía ser la familia perfecta, llenos de risas y sonrisas.

    Después de algún tiempo de estar platicando  y bebiendo como si fuéramos amigos antiguos, me confesó que toda su vida había querido tener una familia plena y sana y una cuenta de bancaria llena para hacerlos felices, algo por lo que había trabajado la mitad de su vida para conseguir.

    Sin embargo, ahora que había conseguido y conquistado aquellos dos objetivos, ha entendido que a pesar de todo lo que tiene, no es una persona feliz.

    Esta situación me recordó a un libro que en algún momento leí, llamado La épica de Gilgamesh, una historia escrita en Mesopotamia antes de la llegada de Cristo.

    La historia básicamente trata de un rey, quien vivía los placeres de la vida, muchas veces a costa del bienestar de sus súbditos, simplemente por diversión, ya que ningún placer o vicio era suficiente para saciar su alma.

    Al observar los dioses con atención a este soberano, decidieron formar un hombre salvaje, quien le fuera a atormentar la vida para enseñarle una lección; sin embargo, aquel hombre salvaje se hizo amigo del rey, algo que naturalmente enfureció a los dioses.

    Los nuevos amigos viajaron juntos aniquilando monstruos marinos y titanes, quienes salvaguardaban altas montañas, probando ser invencibles.

    Sin embargo, ningún triunfo es eterno y los dioses condenaron a los dos hombres a muerte, pero Gilgamesh sobrevive y busca, como resultado de su dolor por perder a su amigo, los secretos de la vida  por todos los rincones de la tierra, sólo para entender que el secreto de la vida está en entender que la vida que buscamos nunca la encontraremos.

    Esto significa que el encontrar el objeto de una búsqueda siempre nos llevará a una nueva búsqueda.

  • La Feria Naval

    Recientemente fui a una exposición naval en la ciudad de San Francisco, donde habría una demostración de una gran cantidad de buques navales que han marcado la historia desde la Primera Guerra Mundial hasta el día de hoy, muchos de los cuales aún siguen operando en distintos escenarios militares alrededor del globo terráqueo, algo que no podía perderme.

    Naturalmente, algunos de los buques que ahí se presentaron son réplicas de algunos que fueron hundidos en combate o que han terminado en el fondo del océano, como resultado de accidentes en altamar o simplemente en puerto, algo que en años anteriores pasaba con frecuencia.

    Estas réplicas estuvieron en construcción por los pasados cuatro años, como un programa de cooperación cultural y amistosa entre la marina británica y la norteamericana, los aliados más cercanos en todo el siglo XX y XXI.

    Para que tal proyecto pudiera llevarse a cabo, se necesitó la ayuda de más de 200 ingenieros navales de ambas naciones y más de 40 mil marineros, quienes trabajaron arduamente por cuatro años, algo que fue no solo bueno para reactivar manos que estaban relativamente inactivas, sino también para incrementar el flujo económico y creación de empleos.

    Los norteamericanos estaban encargados de restaurar y crear réplicas exactas de sus propios grandes buques de guerra, mientras que los británicos y los canadienses estaban encargados de  reestructurar los suyos. Esto es porque en la guerra, los ejércitos canadienses y británicos, así como los australianos, neozelandeses y sudafricanos, son una cofradía de hermanos en armas, actuando como un solo cuerpo armado que ha conseguido enormes resultados cuando la cortina política se abre y balas comienzan a volar a gran escala.

    0010094043

    Los buques británicos, al ser completados, hicieron un tour por el mar Báltico, el mar del Norte, el Mediterráneo y regresando al puerto de Plymouth, tras cruzar el canal de Suez y haber navegado alrededor de Sudáfrica para hacer un viaje de un mes en línea recta hacia el norte, hasta llegar a las Islas Británicas, esto siendo una demostración del excelente trabajo de los ingenieros y marineros de la Marina Real Británica y su cofradía.

    Los norteamericanos, al finalizar la reparación y réplica de sus buques, zarparon dese San Diego hasta Hawái, pasando por las significativas islas Midway, donde se desató la batalla naval más grande de la historia bélica marina entre Estados Unidos y el Japón, donde los norteamericanos salieron victoriosos. El regreso fue a través de la misma ruta.

    Hace un mes los británicos zarparon con su flota desde Plymouth, cruzando el atlántico y atravesando el canal de Panamá, para después navegar hasta San Francisco, para reunirse con sus aliados norteamericanos y exponer el trabajo maestro  de ambas flotas.

    Para llegar ahí tome un vuelo de VivaAerobus de la Ciudad de México a Tijuana, donde crucé la frontera para quedarme en San Diego un par de días y manejar hasta San Francisco, donde me encontraré con mi hermano que ahí vive.

    ¡Fue un viaje maravilloso!

  • Ejecuciones

    Hace una semana terminé un diplomado en medicina general, impartido por los médicos militares en el Campo Marte, un curso verdaderamente interesante, ya que aunque el diplomado fue en medicina general, se enfatizó mucho en heridas traumáticas, como aquellas producidas por armas de fuego de todo tipo.

    Muchas personas, quienes nunca han visto a un cadáver tras haber sido ejecutado por un impacto balístico, podrían pensar que el arma de fuego causa un daño tremendo en el físico de la víctima, cuando en realidad pocas son las veces que realmente es así, con decirles que muchas veces el cuerpo de una persona esta visualmente mucho más afectado después de un buena pelea en un bar que después de haber sido impactado por un proyectil.

    Esto es debido a que los calibres que se utilizan en las calles, si bien son fuertes, no son lo suficientemente altos para reventar el cuerpo de la víctima como lo haría una escopeta, una bazuca, una mina o un impacto de fuego de artillería, cuyo impacto efectivamente mutila el cuerpo, como animales en la carnicería.

    Cuando una víctima es impactada por una bala, muere por dos simples razones:

    • Un órgano se daña internamente
    • El cuerpo se desangra

    Cuando la víctima muere debido a un órgano vital dañado, la escena es aún menos impactante, ya que se encontrará solo un pequeño orificio en su cuerpo y algo de sangre derramada, pero nada más.

    bala1

    Cuando la víctima muere por motivo de desangramiento, el impacto visual es mucho más amargo, debido a que sus cinco litros de sangre estarán esparcidos por todo el lugar y puede ser una escena más fuerte(todo esto es cuando no se conoce a la víctima, de lo contrario todo es traumante).

    No obstante, hay casos en los que el cadáver puede estar destruido aunque se haya utilizado una pistola de bajo calibre, esto es cuando se otorga a la víctima un tiro de gracia mal dado.

    El tiro de gracia se llama así porque en teoría la víctima no siente absolutamente nada al momento de la ejecución, cae muerto inmediatamente; sin embargo, no siempre es así, ya que aunque para muchos el tiro de gracia puede parecer como una operación muy básica, no lo es así muchas veces para el verdugo.

    Cuando un verdugo o un asesino pierden la calma al momento de jalar el gatillo su mano, puede temblar de una manera pronunciada, lo que puede conducir a que el tiro no sea en la nuca, sino unos centímetros más arriba, donde la cabeza puede explotar tras el impacto.

    Otro tipo de herida traumática fatal que se da mucho en la calle es la herida de cuchillo o picahielos, un método de ejecución mucho más cruel, aunque al momento la víctima no siente mucho el dolor, ya que el individuo estará anestesiado por la adrenalina; sin embargo, éste también podrá morir desangrado o por disrupción de tejido vital.

    En general, el diplomado con las fuerzas armadas fue muy interesante.